Psicología

 ¿QUÉ ES LA ORIENTACIÓN LABORAL?

Categorias

El mercado laboral, a día de hoy, es mucho más cambiante e impredecible de lo que era hace unas décadas. Esto, junto con un sistema educativo algo desactualizado y más centrado en teorías (a veces también, desactualizadas), que en comprender las demandas de cada sector laboral y enseñar un oficio, son el caldo de cultivo perfecto para que muchas personas, incluso las más cualificadas, tengan serios problemas para encontrar un puesto de trabajo.

Por eso, en este artículo vamos a explicar qué es la orientación laboral. Una disciplina que se encarga, justamente, de ayudar a aquellas personas que tienen dificultades para entrar en el mundo laboral y encontrar un trabajo adaptado a sus capacidades y estudios.

Pero ¿qué hace un orientador laboral? ¿para qué sirve exactamente la orientación laboral? ¿puede esta ayudarte a encontrar un trabajo? ¿Puede ayudarme un psicólogo?

Empecemos por el principio: 

¿Qué es la orientación laboral?

La orientación laboral es una disciplina que bebe de áreas como los recursos humanos y la psicología, y es la encargada de ayudar a aquellas personas que lo necesitan, a encaminar sus objetivos laborales y a tomar mejores decisiones para conseguir un puesto de trabajo deseado.

También son frecuentes aquellas personas que acuden a un orientador laboral, no porque busquen trabajo, sino porque quieren cambiarlo, pero no saben muy bien cómo hacerlo, ni por dónde empezar.

En cualquiera de los casos, el objetivo principal de la orientación laboral es conseguir que la persona pueda tener una vida laboral lo más satisfactoria posible.

 

¿Qué se hace durante las sesiones de orientación laboral?

Para alcanzar el objetivo que acabamos de mencionar, se utilizan distintas estrategias, pero la inmensa mayoría de ellas, tienen como objetivo, asesorar, planificar, recabar información sobre el área laboral que interese a la persona y entrenarla para elegir y conseguir un puesto de trabajo adecuado a sus intereses y necesidades.

Como era de esperar, las sesiones dependen en gran parte del orientador laboral y su estilo, pero es fácil encontrar distintas fases durante el proceso de orientación, que están sujetas a cambios dependiendo del orientador y del cliente al que atienda.

1. Elegir un camino profesional

Es muy frecuente que la persona que acude a un orientador laboral no sepa siquiera hacia dónde quiere encaminar sus esfuerzos (área laboral, tipo de trabajo, etc). Para ello, suele ser necesario abordar 2 puntos: conocerse a sí mismo (necesidades, competencias…) y conocer el entorno (qué se necesita en el mundo laboral, qué reglas legales y no explícitas lo rigen…).

En el primer caso, el orientador deberá ayudar a la persona a descubrirse a sí mismo. En el segundo, al contrario que en el primero, el orientador tendrá una voz más activa facilitando la información y contestando las preguntas que necesite el cliente.

2. Creación o mejora del curriculum

Una vez fijado el objetivo de hacia dónde quiere la persona encauzar su vida laboral, uno de los primeros pasos que se suelen seguir es detallar el curriculum y adaptarlo al área laboral (y al puesto de trabajo) deseado. También se puede dar el caso de que se creen varias versiones del curriculum si se persiguen diversos objetivos paralelamente.

3. Internet y el mundo laboral

Cada vez más (por no decir “todos”), los orientadores laborales tienen en cuenta el mundo de las nuevas tecnologías y las redes sociales. Estos son, definitivamente, dos de los elementos en los que más se (in)forma a las personas que acuden a un servicio de orientación laboral.

Aquí pues, el orientador da información sobre el uso de plataformas digitales para buscar trabajo, pasando desde LinkedIn o Facebook, hasta aplicaciones móvil.

4. Plan de búsqueda

Como mucha gente ya sabe, buscar empleo se puede convertir casi en un empleo en sí mismo. Requiere constancia, dedicación y tiempo.

En el caso de mercados laborales o sectores muy demandados, la búsqueda se puede prolongar durante meses.

Para agilizar este proceso y hacerlo lo más eficiente posible (y rápido), el orientador suele ayudar en la gestión y planificación de tareas (cómo y cuándo repartir curriculums, cómo seleccionar empresas con las que contactar, cuándo acudir presencialmente a un punto para buscar trabajo, cómo revisar o incluso poner alertas en páginas de búsqueda de empleo, para acceder a las ofertas más recientes, etc).  

5. Entrenamiento práctico

Este es uno de los puntos más importantes para muchas personas, y que mencionan como más valioso. Consiste en preparar al cliente para hacer frente a entrevistas de trabajo, test de conocimientos, pruebas psicométricas y posibles preguntas trampa, entre otras.

6. Seguimiento y feedback

La última fase, de cualquier proceso completo de orientación laboral, suele constar de una o varias sesiones de seguimiento y feedback.

En dichas sesiones, se busca que la persona comparta con su orientador las experiencias que ha ido recibiendo durante la puesta en práctica de todo lo trabajado hasta el momento. De este modo, se pueden perfeccionar los posibles errores, preparar para situaciones que no se había previsto y potenciar aquellas cosas que se prevén como más valiosas, una vez comenzado el proceso.

¿Cuál es la diferencia entre orientación vocacional y laboral?

Por último, no podíamos dejar en el tintero una cuestión terminológica importante. A lo largo del artículo, hemos hablado del orientador laboral, pero hemos mencionado funciones que podrían considerarse como “orientación vocacional”.


La diferencia entre orientación laboral y orientación vocacional radica en que, en esta última, los esfuerzos se centran en ayudar a la persona a que encuentre su vocación. 

Es decir, la orientación vocacional (también llamada, orientación académica) tiene como objetivo ayudar a elegir un trabajo o área laboral, mitigando las presiones externas (familia, medios de comunicación…) que vive la persona y la información sesgada, para centrar el foco de atención en aquellas cosas que realmente desea y que pueden realizarle como individuo. Esta es una de las labores que realiza el psicopedagogo.

Por contra, y estrictamente hablando, la orientación laboral suele centrar más sus esfuerzos en dar información sobre el mercado laboral y en enseñar técnicas para conseguir un trabajo.

Como resulta evidente, en este artículo hemos hablado de orientación laboral abarcando ambos procesos, porque en la mayoría de los casos, es lo que las personas necesitan.

 Daniel Tejedor. Psicólogo Essential Valencia.

 

 

Psicología

Logopedia

Psicopedagogía

Disciplina Positiva

PIDE CITA: 672 174 048