Psicología

Operación bikini: aceptar mi cuerpo en verano (y en invierno)

Dietas milagro en  cada revista, productos reductores, adelgazantes, reafirmantes, bloggers e influencers mostrándonos sus rutinas diarias ( a veces extravagantes) y trucos de belleza, “enseñándonos” a comer, a vestir, a disimular, a potenciar,  a vivir.

Estamos en esa época en la que toca quitarse ropa, mostrar el cuerpo, enseñar más y esto siempre cuesta.

 

¿Esto siempre ha sido así? ¿Desde cuando nos afecta tanto? ¿ Por qué somos tan vulnerables?

Las redes sociales y la publicidad tienen mucho que ver en esto. Pero también existe una parte (más profunda) relacionada con nuestra autoestima y grado de aceptación. Esta parte es más mental y si hacemos revisión en nuestra vida, viene de lejos. Es la que hay que trabajar realmente para poder enfrentarnos al verano, al invierno y a cualquier situación o circunstancia.

Por esto el título de este post: OPERACIÓN BIKINI: ACEPTAR TU CUERPO EN VERANO (Y EN INVIERNO)

 

¿Por qué NOS CUESTA TANTO EN VERANO?

En nuestro día a día, estamos en continuo proceso de adaptación y desadaptación a las circunstancias. Uno de ellas se produce con el cambio estacional. Además de variar el clima, las horas de luz/oscuridad, también cambiamos nuestros ritmos,  fondo de armario, forma de vestir y mostrarnos a los demás. En esta época la exposición del propio cuerpo y la comparación con otros es mayor.

¿Dónde comienzan todos los complejos corporales?

 

En el Diccionario de la Real Academia Española, se señala que adolecer proviene del antiguo dolecer. Dolecer y dolecerse son verbos antiguos equivalentes de dolerse, enfermar. Adolescencia  significa también “crecer”

 

Se podría decir, por lo tanto, que la adolescencia es un período crítico y de desarrollo  biológico, psicológico, social y sexual. El paso de la niñez a la adultez, en el que aparecen todas las inseguridades y complejos que podemos arrastrar hasta el día de hoy.

 

Aproximadamente la preadolescencia comienza entre los 9 y los 11 años. La adolescencia comienza alrededor de los 12 años en las chicas y los 14 años en los chicos, y se caracteriza por el crecimiento acelerado de la talla y de la masa corporal (peso), conocido como estirón puberal. Acaba hacia los 20 años de edad.

 

Todos los cambios que tienen lugar durante la adolescencia están regulados por unos mecanismos en cuyo centro se encuentra el sistema nervioso y el endocrino (hormonas). Aumenta la talla y es muy diferente en ambos sexos. En las chicas es más precoz, iniciándose casi al mismo tiempo que la aparición de los caracteres sexuales secundarios (pechos, vello en el pubis), entre los 10 y 13 años. En los chicos el inicio es más tardío, entre los 12 y 15 años, por lo que en ellos, el periodo de crecimiento prepuberal suele ser más largo y por esta razón, los chicos suelen alcanzar una talla superior a la de las chicas.

En general, se incrementa la cantidad de grasa, y esta se acumula principalmente debajo de la piel (tejido subcutáneo). Se desarrolla la masa muscular en ambos sexos, aunque el incremento es mayor en los chicos.

Todos estos cambios son propios de una etapa más de la vida, la persona está madurando y debe aprender a aceptarlos, encontrando la propia identidad. Se construye el autoconcepto.

.

Las redes sociales y la publicidad tienen mucho que ver en esto. Pero también existe una parte (más profunda) relacionada con nuestra autoestima y grado de aceptación. Esta parte es más mental y si hacemos revisión en nuestra vida, viene de lejos. Es la que hay que trabajar realmente para poder enfrentarnos al verano, al invierno y a cualquier situación o circunstancia.

Por esto el título de este post: OPERACIÓN BIKINI: ACEPTAR TU CUERPO EN VERANO (Y EN INVIERNO)

 

¿Cómo disfrutar del verano?

Tenemos en cuenta de que los tips no sirven para todo el mundo por igual, pero aún así os dejamos algunos:

  1. Conoce tu cuerpo y su estructura. Cómo es o suele ser, y se consciente de cómo está ahora en este momento. Quizá tienes unos kilos de más, quizá acabas de ser madre, o has pasado una mala racha en la que se te ha cerrado el estómago y toda la ropa del verano pasado te queda enorme.
  2. El punto de partida es saber que cualquier cambio corporal brusco necesita de un tiempo de aceptación de la nueva imagen.
  3. No te compares con otras personas. La comparación ha de ser contigo mism@: si te ves mejor o peor que hace un tiempo, cómo te gustaría estar y qué puedes hacer.
  4. Piensa en lo que puedes hacer para mejorar o conseguir lo que quieres y no en lo que te falta o no tienes.Se consciente de que hay cosas que no podrán ser: como ser más alto, tener los ojos verdes. Cosas que no van en tu genética.
  5. Cuida tu cuerpo siempre. Ha de ser una carrera de fondo, algo constante y no solo centralizado en determinadas épocas del año.
  6. El cuerpo no lo es todo, recuerda que la seguridad viene de adentro y habrá épocas en las que quizá te digan que estás mucho más guapa o guapo y aún así nunca será suficiente o tú no podrás disfrutar de esto por el momento personal que puede que estés pasando.
  7. ¿Hasta que punto eres capaz de estar acomplejad@, inhibid@, o centrado en esto en las vacaciones?. Si te reconoces centrado en esto intenta buscar un alivio o solución momentánea a corto plazo para poder, aunque sea, disfrutar del momento presente: aquí y ahora. Y ve pensando también en soluciones y/o ayudas a más largo plazo.
  8. No te repliegues. No dejes de hacer por esto. Ponte ropa con la que te sientas medianamente bien y atrévete a salir así. Enseña hasta dónde tu quieras o puedas. Pero sobre todo sintiéndote cómod@. No todo el mundo está a gusto con determinadas prendas de ropa por mucho que se lleven o determinados tipos de bikini, bañadores, etc.

 

Para terminar, y como siempre,  recomendamos que si tienes algún problema físico real que quieras cambiar acudas a los profesionales adecuados. Así como si te reconoces muy centrado en temas corporales, de complejos o ves que no puedes hacer una vida normal por esta serie de temas.

No hagas caso a cualquiera. Conócete, escúchate y busca ayuda adecuada para ti según como eres.

El cuerpo hay que cuidarlo y mantenerlo sano siempre, siendo conscientes de lo que es un cuerpo saludable de verdad.

En definitiva, la seguridad está en la mente y se refleja en el cuerpo. Cuerpo y mente van unidos.

 

Feliz verano

Elisa López. Psicóloga Essential Madrid. Nº Col 21.402

Categorias

Psicología

Logopedia

Psicopedagogía

Disciplina Positiva

PIDE CITA: 672 174 048